Viajar en camper con niños

Todos sabemos que la planificación de unas vacaciones varía notablemente si vamos a irnos con la familia, especialmente si tenemos hijos pequeños. En el caso de viajar en camper con niños la planificación debe ser aún más meticulosa, teniendo en cuenta que vamos a tener que convivir en muy pocos metros cuadrados. Sin embargo, y aunque pueda parecer algo complicado, este tipo de escapadas terminan siendo las más gratificantes.

Viajar en furgoneta camper con niños es toda una aventura, tanto para ellos como para nosotros. Algunos padres se preguntan si es una buena idea meterse en ese aparente embolado, y la respuesta es un rotundo sí. De hecho, al final de cada viaje son muchos los progenitores que se sorprenden del cambio experimentado en los pequeños, de la forma en la que, en pocos días, se muestran más responsables y maduros.

Viajar es una de las vivencias más enriquecedoras que existen y los chavales, a esas tempranas edades, son auténticas esponjas. Conocer nuevos lugares y nuevas personas, compartir con los padres, en un plano de igualdad, los mismos espacios, divertirse de las formas más variadas, realizar todo tipo de actividades… Todo, en conjunto, supone una nueva visión del mundo para los pequeños, una visión más abierta y llena de optimismo.

Aun así, y para que todo salga a la perfección, es necesario tener en cuenta una serie de aspectos a la hora de viajar en camper con niños. Veamos algunos de los más importantes.

Consejos para viajar en camper con niños

Viajar en furgoneta camper con niños te proporciona mucha mayor libertad que las clásicas vacaciones en un hotel. Tú eres el dueño del tiempo y de los horarios, puedes comer cuando quieras, visitar los lugares que te apetezcan y realizar un sinfín de actividades aptas para los pequeños. Ahora bien, ¿qué hacer para que no surjan problemas durante la escapada? Verás lo sencillo que es.

Elegir el tipo de furgoneta camper más adecuada

Lógicamente, si ya tienes tu propia furgoneta deberás adaptarte a sus características, pero si estás pensando en alquilar o comprar una camper puedes contactarnos sin compromiso e informarte de cuál es la que más te conviene teniendo en cuenta aspectos como los días que va a durar la escapada, el número de miembros en la familia, la edad de los chiquillos… y tus propios gustos, claro.

Debes fijarte especialmente en el número de asientos (la mayor parte de las camper cuentan con un mínimo de 4) y en el número de camas.

Equipaje en bolsos plegables o que ocupen poco espacio

A un viaje en camper con niños no se puede ir con “el baúl de la Piquer”, ni siquiera con las clásicas maletas con las que viajamos a los hoteles ya que en ruta lo más importante es aprovechar al máximo el espacio.

Lo mejor es que viajes con equipaje fácil de guardar como bolsos plegables. Uno para cada miembro de la familia sería ideal para meter en ellas lo que se considere imprescindible.

Juegos para que no se aburran

En los viejos tiempos, cuando se viajaba en coche familiar por carreteras no muy buenas, era todo un clásico que los que éramos entonces niños, aburridísimos en los asientos traseros, preguntáramos cada 2 minutos: “¿falta mucho?”. Claro, a la decimoséptima vez a nuestros padres se les cambiaba hasta el color.

Viajar en camper con niños es mucho más cómodo, de eso no cabe duda, pero los pequeños tienen la misma necesidad de divertirse que entonces. La solución es llevar algunos juegos de mesa con los que se puedan entretener o alguna tablet o móvil para que jueguen online durante el viaje. Pero si eres un clásico, también puedes jugar a completar palabras, al “veo veo” o a cantar canciones. ¡La cosa es que nadie se aburra!

Las comidas

Aunque siempre podéis ir de restaurante, una de las ventajas de las furgonetas campers es el ahorro que supone a la hora de comer, así que puedes hacer una parada cada dos días para comprar alimentos, y preparar aquellas recetas que más te apetezcan o que sean típicas de la zona que visitas.

A diferencia de lo que ocurre en un hotel, una ventaja es que siempre puedes elegir la comida que más les guste a tus hijos. ¡Ya habrá tempo de discutir sobre los menús cuando terminen las vacaciones!

Contar con un baño es una buena idea

Un punto muy serio para el buen devenir de tu viaje, y más si tus hijos son pequeños, es contar con un baño para poder hacer las necesidades y también para las duchas. Todos sabemos que con niños la cosa cambia y no contar con un baño puede ser una auténtica pesadilla. Imagina cada vez que uno diga “me hago pis” o “me hago caca” en mitad de la noche sin tener baño.

La ventaja es que nuestras campers vienen equipadas con un baño independiente para hacer tu viaje mucho más cómodo.

Pernocta libre o camping

Las opciones para pasar la noche son las mismas cuando se viaja en camper con niños que cuando se hace sin ellos, pero la mayoría de nuestros clientes nos cuentan que con peques prefieren los campings.

Estos ofrecen más opciones para los niños y si ellos están entretenidos y bien, ¡al final es lo que hará que los mayores también o estemos! Allí, suele haber más niños con los que nuestros hijos pueden jugar. Además, muchas veces cuentan piscina y zona de juegos en sus instalaciones.

Vamos, que parece más aconsejable apostar por ir a camping cuando se trata de viajar en furgoneta camper con niños, pero por supuesto, esto dependerá de cada familia en particular y sus prioridades.

Esperamos que estos tips os ayuden a preparar un viaje en furgoneta camper con los más pequeños de la casa. Porque viajar en camper con niños es una auténtica experiencia familiar, simplemente debes relajarte y disfrutar de la naturaleza, el aire puro y as risas de tus peques de fondo. ¿Hay algo mejor?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Síguenos a través de nuestras Redes Sociales!